Archivo de la etiqueta: Unidas Podemos

Novedad negociadora

La propuesta que ha hecho pública Podemos el día 20 de agosto para negociar un gobierno de coalición no es más de lo mismo. Puede que muevan a la confusión la palabras de Pablo Iglesias, insistiendo en que no dará la investidura gratis, que, en este caso, sí son más de lo mismo; o las palabras, más incomprensibles aún, que invitan a la ciudadanía a desconfiar de los políticos. Pero Pablo Iglesias es ya un valor amortizado.

La propuesta marca dos diferencias respecto a las posiciones de Podemos en los meses de mayo, junio y julio pasados. Lo primero, comienza con una propuesta de programa. Es una base para negociar y, dado que no hay apenas distancias con los acuerdos alcanzados en otros momentos cercanos, parece muy probable que se pueda llegar a un programa de gobierno para una legislatura. Es verdad que la propuesta tiene un apéndice de reparto de ministerios. Eso no será posible, como han reiterado el Gobierno y el PSOE, pero hay margen para la negociación. Se puede llegar a acordar la formación de un gobierno con personas independientes, pertenezcan o no a partidos políticos, pero integradas por su nombre no por su pertenencia, algunas de las cuales podrían ser propuestas por Unidas Podemos y las otras fuerzas políticas que apoyen el pacto de gobierno. No es un camino cerrado.

Hay otro elemento diferenciador en la propuesta del día 20, que ha hecho pública Podemos y sobre la que han entrevistado a Pablo Iglesias. Esa diferencia es el establecimiento de una comisión negociadora. Esta sí que es una novedad. Más importante aún es que esa comisión no está formada exclusivamente por gente de Podemos, sino que su representación es minoritaria, dos personas entre seis. Además de Echenique e Ione Belarra, forman la comisión Jaume Asens, de los Comunes catalanes, Yolanda Díaz, de Galicia en Común, Enrique Santiago, el representante del PCE en Izquierda Unida, y Juantxo López Uralde, el parlamentario de EQUO. Nada que ver con la situación anterior. Por si había dudas de la diferencia, algunos miembros de la comisión se han apresurado a advertir que la propuesta “no es de máximos”, sino que actualiza el estado de la negociación de julio. Otro camino abierto.

La propuesta del día 20 no es de Podemos, sino de Unidas Podemos; parte de una postura lógica, negociar un programa; no peca de segundas intenciones, como ocurría en junio, después de la catástrofe electoral de Podemos; genera alguna confianza, al presentarse como propuesta abierta; e incrementa la confianza, al establecer interlocutores variados y con capacidad de diálogo.

Es cierto que la forma de presentarla no es la mejor manera de iniciar una negociación. También es cierto que mantener el protagonismo de Pablo Iglesias en la presentación de la noticia tampoco ayuda mucho al éxito negociador. Pero tanto lo uno, como lo otro, son el peaje que hay que pagar para enmascarar la ruptura con el pasado. Son cosas de la lucha por el relato, que sigue viva. Y son consecuencia de la ceguera de los medios de comunicación, de todos los tertulianos y de muchos sociólogos, incapaces de diferenciar entre Podemos y Unidas Podemos. Ahora le toca el turno al espacio de la pluralidad y los resultados no van a ser los mismos.

Marcelino Flórez

La avaricia rompe el saco

Lo advirtió el martes Aitor Esteban: la avaricia rompe el saco. Y se rompió.

Tengo que comenzar diciendo que no soy yo el que le ha escrito el discurso al candidato a la investidura, aunque haya seguido la misma lógica que usé yo en mi escrito anterior sobre el relato. Pedro Sánchez ha explicitado los pasos que ha dado: renuncia a una investidura con simple programa general; renuncia a negociar un programa de gobierno para cuatro años; renuncia a la oferta de altos cargos en la Administración; renuncia a un gobierno de independientes con propuestas de UP. Luego vino la consulta a los inscritos, la renuncia de Pablo Iglesias y las propuestas de gobierno de coalición. Sin acuerdo.

Ha dicho otra cosa el candidato: la investidura no debía de haber tenido precio. Eso mismo pienso yo. Y más, el programa de gobierno también podía haber ido sin precio. Hacía falta confianza para eso. Pero la estrategia era otra y el resultado lo escribí ayer y lo ha dicho el candidato hoy: “el planteamiento del proceso estaba tan mal hecho, que sólo había sido capaz de generar desconfianza y el resultado iban a ser dos gobiernos paralelos. Un camino cerrado”. Acerté.

Lo malo del acierto de mi análisis es que eso vale para hoy y para los sesenta días siguientes. Ya no podrá haber nunca un gobierno de concentración entre PSOE y Unidas Podemos. Lo que ha ocurrido este 25 de julio es como una segunda palada de cal viva. Y con los mismos protagonistas, tanto personales, como colegiados. Una segunda vez ya es para siempre, se reconozca o no el error.

Habrá muchas consecuencias, aunque una parece segura. El gobierno de concentración ya no es posible. Pedro Sánchez ya no es candidato. Podría buscarse un acuerdo de investidura o, incluso, un pacto de legislatura con un programa de gobierno. Para ello, deberían aparecer mediadores capaces de lograrlo. Tengo poca esperanza, aunque conservo un hilo.

Las otras consecuencias son para la coalición de UP. El uso arbitrario que Podemos ha hecho de la coalición, cuya concreción más evidente fue la consulta a sus bases, representa de hecho la ruptura. Puede que las cúpulas no lo decreten aún, pero las bases ya lo han decretado. Las consultas de EQUO y de IU no ofrecen dudas acerca de los deseos de su afiliación: apoyar la investidura. López Uralde no tiene excusa para no haber votado sí; Alberto Garzón y sus seis compañeras podrán excusarse con la formulación de la pregunta, pero el espíritu era clarísimo, el 78 por 100. Así que no sólo se rompe la coalición, sino que entran en barrena los partidos que la forman. No digo nada lo que pensarán sus votantes.

La reconstrucción de la izquierda empieza hoy. Y esta vez no podrá hacerse mediante coaliciones de viejos partidos con la soberbia de otros nuevos. Esta vez será confluencia o no será. En Madrid ya lo han ensayado y la puerta está abierta. Lo malo es que nos van a dar sólo tres meses.

Marcelino Flórez

¿Habrá gobierno?

Sólo puede hacerse un gobierno encabezado por el PSOE. Las derechas no disponen de una alternativa, pero no van a facilitar con su abstención que el PSOE forme gobierno, sean cuales sean sus aliados. Es imprescindible, por lo tanto, que el PSOE cuente con los votos de Unidas Podemos para disponer de una mayoría relativa, pero necesita once votos más para alcanzar la mayoría absoluta. Nueve, de esos once, (PNV, PRC y Compromís) son probables, aunque sean condicionados. Faltan dos votos y todos piden media España a cambio, procedan de Canarias, de Navarra o de Cataluña. Eso, aparte de las incompatibilidades y líneas rojas.

Lograr la investidura es difícil, pero formar un gobierno estable es más difícil. Imposible, diría yo, si se pretende un gobierno de coalición. Cabría un gobierno técnico, con predominio de ministros independientes, con un programa común de mínimos y con mucha negociación para sacar adelante todo lo que excediese de esos mínimos. Eso es precisamente lo que ha vetado Podemos … hasta septiembre, si hacemos caso al último globo lanzado al aire, no sustentado en mesa de negociación alguna.

Si no se negocia un programa común mínimo, no habrá gobierno. Si se negocia, no es seguro que lo haya, porque es más fácil explicar el voto negativo, aunque sea una amalgama de “trifachito” con “independentistas que rompen España” y con “terroristas”. Además, una amplia mayoría de la población o ya ha digerido esto o no está en condiciones de entender lo que pasa por mucho que se intente explicar.

De modo que hoy, 3 de julio de 2019, la salida más probable que yo veo son nuevas elecciones generales en otoño. El PSOE tiene poco que perder en esta alternativa; si acaso, ganar algún diputado. El PP no tiene nada que perder; como máximo, restar algún diputado por cansancio de sus votantes. Ciudadanos, VOX y Podemos, en cambio, no tienen nada que ganar y unas nuevas elecciones serán para ellos lo más parecido al juego de la ruleta rusa. Las encuestas anuncian que les espera una debacle, aunque siempre queda la esperanza de que las encuestas fallen.

Para VOX y para Ciudadanos sólo hay encuestas para indicar el camino previsible, porque hasta ahora sólo han visto crecer sus votos, aunque hayan crecido menos que sus esperanzas. Para Podemos, por el contrario, además de las encuestas, están los resultados electorales: en 2015 obtuvo más de cinco millones de votos, que sumarían más de seis, si se añaden los que consiguió IU; en 2016 apenas rebasó los cinco millones, aun yendo en coalición, y logró 71 diputados; en 2019 ha obtenido tres millones setecientos mil y 42 diputados. No hace falta interpretar la tendencia. La actitud negociadora, por otra parte, es tan parecida ahora a la de 2016, que lo más probable es que acarree parecidas consecuencias.

Hay otro elemento que ayuda a prevenir lo que el futuro le puede deparar a Podemos, es el resultado de las escisiones de sus coaliciones electorales o de su mismo partido en Madrid. En casi todas las provincias donde ha presentado listas municipales, Podemos ha quedado detrás de los movimientos municipalistas de izquierda. Pero es en Madrid donde mejor se ejemplifica y se visibiliza: Más Madrid obtuvo 19 concejales y la candidatura avalada por Podemos, ninguno; y en la Comunidad Autónoma la relación fue de 20 y 7. Son datos que tampoco necesitan ser interpretados.

Pablo Iglesias puede seguir jugando a los juegos de estrategia y proponerse para vicepresidente en julio, pero no en septiembre. Sin embargo, no es ÉL quien manda en la estrategia, sino Pedro Sánchez y, observando las previsiones electorales, no creo que se desgaste mucho en negociaciones vanas.

Marcelino Flórez

Un alivio, pero escaso

Hay dos ganadores en las elecciones del 28 de abril, el PSOE y C’s; y dos perdedores, PP y UP. Victorias y derrotas lo son en distinto grado y, por eso, admiten lecturas en diferentes perspectivas.

En lo coyuntural e inmediato, la mayoría social respira aliviada, porque ha cortado el paso a una extrema derecha, que se anunciaba peligrosa, “sin complejos”. Las conquistas sociales no desaparecerán y podrán incrementarse en algunos aspectos. A medio plazo, este resultado electoral influirá en las elecciones de mayo, favoreciendo especialmente al PSOE y contribuyendo a demoler al PP. Por lo demás, pocos cambios pueden esperarse. Y, con toda probabilidad, el PSOE formará un gobierno con independientes y apoyos amplios del Parlamento para un programa común, pero nada de coaliciones.

A largo plazo, el resultado de estas elecciones anuncia mayores consecuencias. La consolidación de la renovación del PSOE hará silenciar definitivamente a sus “barones”, que tanto daño vienen haciendo a la socialdemocracia española. Pero, sobre todo, se anuncia un largo proceso de renovación en la derecha, ahora definitivamente diferenciada. Habrá que ver si, con el franquismo ya fuera de su seno, el PP es capaz de subsistir. Los efectos de la corrupción, que irán cayendo gota a gota de los tribunales, tal vez lo hagan desaparecer. Más aún, teniendo, como tiene, sustitutos, tanto para el nacionalcatolicismo, como para el liberalismo económico.

Más dudoso es el futuro de Unidas Podemos. La quiebra electoral ha sido tan notable, como anunciada. De poco ha servido la rectificación subliminal de Pablo Iglesias, con su moderado aire profesoral, contrapuesto a la cal viva que le sigue abrasando. El anuncio, que ha repetido ya dos veces, de una próxima sustitución de su puesto por una mujer quizá pueda encarrilar algo a ese sector de la izquierda. Aunque el asunto aquí no es sólo de personas, sino de proyecto. Sin apertura democrática, la construcción de la izquierda no tiene futuro. O cesan los autoritarismos de las ejecutivas y se da la voz a las bases territoriales o veremos retroceder los apoyos sociales inexorablemente.

Hay otro asunto oculto, que sólo ha podido ser observado desde el interior, en estas elecciones: la ruptura de EQUO. El partido ecologista, que nunca logró ocupar un puesto relevante en el panorama político, es ahora una entelequia. El escaño de Juanxo López Uralde no será suficiente para reparar el último desgarro en su seno. La vía del ecologismo tendrá que buscar otros caminos y eso será en la refundación general que reclama toda la izquierda.

Marcelino Flórez