Archivo de la etiqueta: Podemos

¿Habrá gobierno?

Sólo puede hacerse un gobierno encabezado por el PSOE. Las derechas no disponen de una alternativa, pero no van a facilitar con su abstención que el PSOE forme gobierno, sean cuales sean sus aliados. Es imprescindible, por lo tanto, que el PSOE cuente con los votos de Unidas Podemos para disponer de una mayoría relativa, pero necesita once votos más para alcanzar la mayoría absoluta. Nueve, de esos once, (PNV, PRC y Compromís) son probables, aunque sean condicionados. Faltan dos votos y todos piden media España a cambio, procedan de Canarias, de Navarra o de Cataluña. Eso, aparte de las incompatibilidades y líneas rojas.

Lograr la investidura es difícil, pero formar un gobierno estable es más difícil. Imposible, diría yo, si se pretende un gobierno de coalición. Cabría un gobierno técnico, con predominio de ministros independientes, con un programa común de mínimos y con mucha negociación para sacar adelante todo lo que excediese de esos mínimos. Eso es precisamente lo que ha vetado Podemos … hasta septiembre, si hacemos caso al último globo lanzado al aire, no sustentado en mesa de negociación alguna.

Si no se negocia un programa común mínimo, no habrá gobierno. Si se negocia, no es seguro que lo haya, porque es más fácil explicar el voto negativo, aunque sea una amalgama de “trifachito” con “independentistas que rompen España” y con “terroristas”. Además, una amplia mayoría de la población o ya ha digerido esto o no está en condiciones de entender lo que pasa por mucho que se intente explicar.

De modo que hoy, 3 de julio de 2019, la salida más probable que yo veo son nuevas elecciones generales en otoño. El PSOE tiene poco que perder en esta alternativa; si acaso, ganar algún diputado. El PP no tiene nada que perder; como máximo, restar algún diputado por cansancio de sus votantes. Ciudadanos, VOX y Podemos, en cambio, no tienen nada que ganar y unas nuevas elecciones serán para ellos lo más parecido al juego de la ruleta rusa. Las encuestas anuncian que les espera una debacle, aunque siempre queda la esperanza de que las encuestas fallen.

Para VOX y para Ciudadanos sólo hay encuestas para indicar el camino previsible, porque hasta ahora sólo han visto crecer sus votos, aunque hayan crecido menos que sus esperanzas. Para Podemos, por el contrario, además de las encuestas, están los resultados electorales: en 2015 obtuvo más de cinco millones de votos, que sumarían más de seis, si se añaden los que consiguió IU; en 2016 apenas rebasó los cinco millones, aun yendo en coalición, y logró 71 diputados; en 2019 ha obtenido tres millones setecientos mil y 42 diputados. No hace falta interpretar la tendencia. La actitud negociadora, por otra parte, es tan parecida ahora a la de 2016, que lo más probable es que acarree parecidas consecuencias.

Hay otro elemento que ayuda a prevenir lo que el futuro le puede deparar a Podemos, es el resultado de las escisiones de sus coaliciones electorales o de su mismo partido en Madrid. En casi todas las provincias donde ha presentado listas municipales, Podemos ha quedado detrás de los movimientos municipalistas de izquierda. Pero es en Madrid donde mejor se ejemplifica y se visibiliza: Más Madrid obtuvo 19 concejales y la candidatura avalada por Podemos, ninguno; y en la Comunidad Autónoma la relación fue de 20 y 7. Son datos que tampoco necesitan ser interpretados.

Pablo Iglesias puede seguir jugando a los juegos de estrategia y proponerse para vicepresidente en julio, pero no en septiembre. Sin embargo, no es ÉL quien manda en la estrategia, sino Pedro Sánchez y, observando las previsiones electorales, no creo que se desgaste mucho en negociaciones vanas.

Marcelino Flórez

Elecciones: el análisis viene hecho

Ganó el PSOE, aunque en algunos lugares gobernará la derecha. Así va a ser en Madrid, pero también en Murcia, en Castilla y León o en Aragón; y en un buen número de capitales de provincia. Por eso, aunque ganó el PSOE, se salvó el PP. A Ciudadanos no le salen bien las cuentas y VOX parece haber encontrado un techo y eso que la debacle de la izquierda ha impedido cerrarles el paso a muchas instituciones, como ha ocurrido en Valladolid y en Castilla y León. De lo que no cabe duda es que perdió Podemos, perdió en todas partes, perdió en todos los aspectos.

De los resultados del 26-M sólo me interesa el futuro de la izquierda. Hace mucho tiempo escribí que el PSOE recuperaría buena parte del poder. Es lógico por su fuerte estructura orgánica y sus largos decenios de existencia. Le ha llegado el momento y suyo es el gobierno del Estado, el de media España autónoma y el de la mitad de los grandes municipios. Tiene más poder que capacidad para gestionarlo, así que será interesante hacer seguimiento del periodo que comienza.

La otra izquierda, la llamada del cambio, ha llegado a su fin. Podemos ha perdido todo el poder que tenía, Izquierda Unida ha profundizado el foso en el que habita, EQUO se va disolviendo sin necesidad de que nadie le ayude, bastándose a sí mismo para llegar al final. La izquierda del cambio ha desaparecido y ya no valen modificaciones de estrategia, revisiones profundas, ni siquiera la dimisiones que tenían que haber estado sobre la mesa en la noche electoral sirven ya para evitar el final.

La crisis de Podemos, de IU y de EQUO ha arrastrado a las confluencias allí donde las había, pero son éstas las que mejor han resistido. Lo refleja muy bien, por ser una confluencia ya muy consolidada, Toma La Palabra. Ha sufrido una importante rebaja, casi el veinte por ciento de los votos, y ha perdido una de sus cuatro concejalías, o sea, el mismo porcentaje. Pero ha resistido y lo ha hecho en medio de una dificultad extrema: con el aire a favor del PSOE, con un Podemos enemistado y agresivo, con una caterva de siglas y mezclas de los propios partidos confluyentes en TLP, que formaban un laberinto inextricable en la mesa electoral.

Hay que reconstruir la izquierda, pero no sirven los partidos existentes en su seno, sino las experiencias alternativas que se vienen ensayando.

Marcelino Flórez

Valladolid, en confluencia

Hay palabras que cuesta más explicar que otras. Una de ellas es confluencia. Llevamos cinco años practicándola en Valladolid y todavía algunos medios de comunicación no lo han entendido. Estos días podéis haber escuchado o leído que IU celebraba elecciones primarias, cuando quien las celebraba era VTLP, donde también está IU, pero que no es IU, sino una confluencia de partidos y movimientos sociales.

¿En qué consiste esa confluencia? Primero, en aceptar no presentar listas electorales propias por parte de los partidos confluyentes. Segundo, en animar a sus seguidores a inscribirse en VTLP. Tercero, en participar en la asamblea para dotarse de normas de comportamiento o código ético y de un programa electoral, así como para elegir a sus representantes mediante elecciones primarias abiertas.

La asamblea resultante de la confluencia no representa a nadie, ni depende de nadie; es autónoma y practica una democracia transparente e inclusiva, por lo que se busca siempre el consenso y no la imposición de mayorías. Tiene que haber, claro está, un acuerdo mínimo de partida, que se concreta en el Código Ético y en los programas electorales. Esa es toda la ideología. Las particularidades se ejercen en los partidos y movimientos de los que proceden las personas y a los que todo el mundo respeta.

VTLP se inició en el verano de 2014 con la intención de aglutinar a las personas ubicadas políticamente a la izquierda, de manera que se ofreciese a la ciudadanía una única opción más allá del PSOE. Se consiguió esa unificación con la sola excepción de Podemos, que creó un partido funcional, Sí Se Puede, con el que obtuvo tres concejalías a pesar de tratarse de personas poco conocidas y poco integradas en el movimiento social.

En septiembre de 2018, VTLP ofreció nuevamente a Podemos confluir en esta Plataforma y comenzó a esperar una respuesta, que se retrasaba constantemente. El 8 de noviembre se celebró una reunión, urgida por VTLP. Otras reuniones, siempre urgidas por VTLP, se repitieron los días 22 de noviembre, 4 y 19 de diciembre. En esas reuniones se invitó a Podemos a participar en el proyecto Valladolid-2030, que se venía desarrollando para comenzar a redactar participadamente un programa electoral. La invitación, acordada verbalmente, se cursó formalmente por escrito. Pero nadie asistió al Valladolid-2030. El día 19 Podemos propuso un calendario, en el que se fijaba una primera asamblea conjunta para el día 2 de febrero, con la decisión de confluir ya tomada y aprobada por las respectivas asambleas. VTLP aportó, por su parte, tres documentos en borrador, para ir iniciando tareas y ante la urgencia de los plazos con vistas a las elecciones municipales. Los documentos eran un reglamento de primarias, un código ético y una propuesta específica de confluencia.

El día 24 de enero, viendo que no había ninguna respuesta y que se acercaban las fechas para tomar decisiones, VTLP urgió una nueva reunión, en la que Podemos dijo que no estaba en condiciones de cumplir su propio calendario. Finalmente, hemos sabido por la prensa que el Consejo Ciudadano (en la fotografía oficial aparecen ocho personas en círculo cerrado y dos sillas vacías dentro del círculo) había decidido por unanimidad no confluir con VTLP. Eso fue el 15 de marzo, pero seis días antes se había celebrado una asamblea local o provincial, a la que no se le dio la oportunidad de emitir su voto sobre esta cuestión, después de que “dos tercios” de ella se manifestasen partidarios de la confluencia, como me han asegurado dos personas diferentes, de las 27 que estuvieron presentes. El tercio que no estaba de acuerdo es el que aparece en la fotografía oficial. Relato esta crónica pormenorizada, porque nadie ha podido seguir el proceso a causa de la manipulación informativa de que ha sido objeto.

Una decisión de ese tipo necesita ser justificada ante la sociedad. Tres “razones” aduce Podemos para tomar esa decisión; dos de tipo programático: el soterramiento y la ley mordaza; y una referida al nombre de la confluencia, donde la sigla Podemos debería figurar en las papeletas.

Hay que afirmar que las razones no son tales, sino que se trata de excusas, pues nunca se ha llegado a hablar en las reuniones de esos asuntos, aunque hayan podido ser mencionados en alguna ocasión, y lo que figura en la propuesta escrita de acuerdo, cuyo borrador VTLP entregó, es lo siguiente en cuanto al programa:

PROGRAMA ELECTORAL PARTICIPATIVO

Se promoverá un proceso de debate abierto a la ciudadanía, a partir de un borrador redactado por una comisión programática. Esta tendrá en cuenta las conclusiones del proceso Valladolid 2030, así como el balance de la experiencia de gobierno, tanto para planificar el desarrollo de los proyectos iniciados en el actual mandato, como para abordar aquellas cuestiones que no se hayan acometido en estos años.

Los partidos políticos, así como cualquier otro grupo organizado que lo desee, podrán realizar sus aportaciones colectivas al proceso de debate del programa.

La comisión que redacte el borrador propondrá una metodología que permita la presentación de enmiendas, la construcción de consensos y, en último caso, la resolución democrática de los disensos. No obstante, se garantizará una reflexión suficiente sobre aquellos asuntos en los que mayor debate se suscite, dedicándoles mayor tiempo y una metodología particular si fuera necesario. En todo caso, la decisión final sobre el contenido parcial y global del programa, corresponderá a la asamblea abierta”.

Que se trata de una excusa necesita pocas pruebas, después de la crónica que hemos hecho y del texto de acuerdo programático, donde no hay un solo obstáculo para tratar cualquier tema, pero tenemos un argumento más. En la explicación de su decisión de no confluir, tal y como la expresaba lo que parece ser el órgano oficial de comunicación de Podemos, dice: “para Podemos significaba más una integración que un proceso de confluencia”. Pues claro. ¿Es que, acaso, confluir no es integrarse? ¿Cuando un río confluye con otro, acaso no se integran? ¿Y cuando los ríos confluyen en el mar, acaso no se integran?

No son los medios de comunicación los únicos que no han entendido lo que significa confluencia. Podemos tampoco lo entendió en 2014 ni en 2019. Siguen pensando en coaliciones, en decisiones desde los despachos con un par de personas u ocho como mucho. La asamblea, abierta, libre, les produce pavor. Pero en VTLP quien manda es la asamblea y lleva ya cinco años demostrándolo.

Marcelino Flórez

Los símbolos y sus significados.

La vuELta.

El error del cartel, que sólo un enemigo pudo idear, más que por rezumar machismo, que también, lo es por la imagen de hiperliderazgo que propone. Queda muy claro que nada está por encima del líder. Ni siquiera las siglas, cosa increíble en este caso, donde tanto se idolatran, a pesar de sus pocos años, tienen primacía. Mucho menos lo tendrá el movimiento social o, incluso, las bases populares adscritas a las siglas. El cartel sería sólo un error, si no fuese un símbolo.

Porque lo malo es la concordancia del cartel con las políticas, invariables desde aquel indeleble 2 de marzo, que la moción de censura no ha logrado borrar. Esas políticas son la opción por las coaliciones frente a las confluencias, la designación de candidaturas frente a primarias abiertas, la exclusión del movimiento social y político frente a la apertura a la pluralidad. Ahora podemos afirmar con el profesor Cotarelo, maestro de nuestro líderes supremos, que “Podemos es lo peor que ha pasado a la izquierda española desde 1975”. Lo dijo en su blog, Palinuro, el día 27 de junio de 1916, y todos los pasos seguidos, incluído el cartel del vuELve, lo confirman. Hemos perdido una oportunidad y hay que ponerse a pensar en reconstruir desde la pérdida.

Ya nos ocurrió algo parecido en 1982, cuando las elecciones sepultaron al PCE, al tiempo que derribaban a la derecha del poder con un voto masivo, aunque prestado, al PSOE. Nos volvió a ocurrir con Izquierda Unida a causa de la estrategia de las dos orillas, practicada entre 1993 y 1996 con la táctica de la pinza, que protagonizó Anguita, hermanándose con Aznar. Y se vuelve a repetir con Podemos, incapaz de entender lo que significa confluencia y de lo que es la pluralidad, incapacidad que se rematará poblando de cuneros las cabeceras de las listas electorales en todas las provincias. Por muchas razones, el 28 de abril tiene un espejo en el 28 de octubre de 1982, cuando el PCE quedó reducido a cuatro escaños, y en el 9 de marzo de 2008, cuando Izquierda Unida se quedó con sólo dos escaños, culminando la decadencia que comenzó en la estrategia de 1993.

Sabemos también que la historia no se repite y que el 28 de abril tiene muchas diferencias con sus espejos, salvo en una cosa: ahora como antes, los votantes naturales de la izquierda están desanimados a la vez que temerosos de la derecha, que ya sólo es extrema. La duda es si irán a votar y la batalla es la batalla del voto, que sólo se ganará si se sabe señalar bien al enemigo y se deja abierto algún espacio que ampare el desaliento. Esto, el 28 de abril, porque lo que traerá mayo será bien diferente. Para entonces contarán menos esos líderes.

Marcelino Flórez

Madrid es un modelo político

Pablo Iglesias está gestionando la crisis con Más Madrid a su estilo, incluyendo en ese estilo el insulto, el circunloquio, la metáfora y cuantas figuras literarias sirvan para decir lo que se desea, sin que lo parezca.

Decir, por ejemplo, “Íñigo, a pesar de todo, no es un traidor” significa introducir la idea de traidor en el debate. Como cuando decimos retóricamente “no voy a afirmar que el suyo sea un partido corrupto, pero ahí esta la Gürtel y cien casos más”, lo hacemos para recordar la corrupción. Pablo Iglesias utiliza figuras literarias, Echenique o Monedero son directos, insultan y se lavan las manos. Pero esto no es más que un velo que oculta lo que importa.

La decisión que ha tomado el Consejo Ciudadano de elegir primero una candidatura para la Comunidad de Madrid y negociar después con Más Madrid responde a la opción por buscar una coalición y no una confluencia. Del mismo modo, el empeño en afirmar que Errejón y Carmena han creado un nuevo partido, además de manifestar un deseo de diferenciación y aun de exclusión, tiene igualmente la voluntad de negar el principio de la confluencia. Cada paso va en la misma dirección y, de ahí, el empeño en que el nombre “Podemos” figure en papeletas, carteles y cada acto público que pueda celebrarse. El partido es la prioridad y su control ha de ser férreo. Hasta aquí, todo igual que en 2015. La única diferencia es que entonces el enemigo era Izquierda Unida y ahora se llama Errejón.

Bueno, hay otra diferencia. En 2015 Podemos estaba en la cresta de la ola y ahora se ve arrastrado por la arena de la playa. Los resultados de Andalucía, que confirman la tendencia imparable hacia la irrelevancia, ya no se pueden excusar con echar la culpa a los socios.

Por eso, Podemos lo tiene ahora más difícil. Ya no manda en los procesos de confluencia y, ni siquiera, en los procesos de coalición. De hecho, Izquierda Unida de Madrid ha convocado a sus socios de coalición, EQUO y Podemos, para tratar de tomar una postura conjunta respecto a Más Madrid. Lo que en esa reunión se decida, acuda quien acuda, es muy importante para la relación con Podemos, pero no determina nada respecto a Más Madrid.

Más Madrid es quien hegemoniza este proceso y, si manda, es porque esa marca es mucho más que Carmena y Errejón. Me sorprende observar cuánta gente habla de personalismo o de hiperliderazgos y, como concluyendo, de ambiciones personales al analizar lo que está ocurriendo en Madrid. Lo entiendo en el caso de periodistas y tertulianos, que son profundamente ignorantes de lo que no se halle en la superficie, a causa de su alejamiento del compromiso participativo, pero no lo entiendo en el caso de los militantes de la izquierda.

Más Madrid es hegemónico porque se nutre de una base social, del movimiento social realmente existente, el mismo que hizo posible Ahora Madrid o la las movilizaciones del 15-M. Por eso, es fuerte, es comunitario y no personalista, y es confluyente. Más Madrid no desprecia a los partidos. Al contrario, defiende el derecho a las diversas identidades. Lo que Más Madrid pone en cuestión es la forma de los partidos hasta ahora existentes, la jerarquía de su organización y de su toma de decisiones, el anteponer los intereses de partido a las necesidades de grupos sociales extensos. Pone también en cuestión las siglas de esos partidos, porque están gastadas y son rechazadas por mayorías crecientes de personas, como demuestra la abstención en Andalucía.

Me atrevo a vaticinar que Más Madrid será la forma de confluencia en la capital y en la Comunidad Autónoma, que lo es ya. Allí podrá integrarse quien lo desee, pero sin añadir guión Podemos o guión Unidas Podemos o cualquier otro guión. Eso es así ya y las encuestas dicen que la fórmula tiene futuro. Lo otro, lo que ocupa los titulares de la prensa, no es más que la crónica de la pérdida de la hegemonía de los viejos partidos de la izquierda y su resistencia al cambio.

Marcelino Flórez

El error de Ciudadanos

Si el 2 de marzo de 2016 Podemos cometió un error de bulto, posibilitando la presidencia de Rajoy, por no abstenerse, al menos, en la votación de investidura de Pedro Sánchez, el 1 de junio de 2018 Ciudadanos ha repetido el mismo error al votar con Rajoy contra la moción de censura. Abstenerse habría sido su salvación, pero la envoltura rojigualda en la que se han refugiado les convierte en cómplices del Partido Popular, con su corrupción incluída.

Asombra sobremanera el argumentario de Ciudadanos, un argumentario idéntico al de los populares: que si Sánchez se ha vendido a los independentistas, que si es portavoz de los terroristas, que si es un traidor, que si accede al poder por la puerta de atrás y toda la retahíla consabida. Coincidir en la votación y coincidir en el argumentario es demasiada coincidencia. El fantasma de Rivera ha comenzado a desvelar su rostro.

Dos años ha tardado Podemos en reconocer de hecho su error del 2 de marzo, votando exactamente lo contrario que aquel día. En ese reconocimiento ha sido determinante la ciudadanía. Primero, mostraron su desafección en las encuestas, después le retiraron el voto en las urnas, finalmente mostraron la falta de aprecio al líder, situándole en el último lugar de valoración. El reconocimiento de hecho del 1 de junio no conjura todos los efectos del error de marzo, si se mantienen las formas que lo acompañaron, principalmente la pretensión de dictar el programa y los ministros del gobierno. Creo que todavía no estamos del todo salvados en esto. A esperar.

Puede que Ciudadanos sustituya al PP en intención de voto en las encuestas durante un tiempo. Lo mismo ocurrió con el PSOE no hace tanto. Pero los errores, aunque no tengan fijada la fecha, terminan pagándose. Y Ciudadanos ha cometido un enorme error el 1 de junio.

Marcelino Flórez

Pero ¿qué está pasando?

Un día de estos y a propósito de las declaraciones en la Audiencia Nacional sobre el caso Gürtel, Pepa Bueno se hacía esa pregunta en la Cadena SER: ¿qué está pasando? Expresaba así su sorpresa y su desaliento ante la parálisis de la sociedad española con la corrupción. Realmente, es asombroso que un partido político tan señalado por responsabilidades en la corrupción siga gobernando España.

No podemos esperar una dimisión de las personas responsables. Eso tenía que haber ocurrido hace muchos años. Tampoco podemos esperar nada del partido, cuyo único afán desde el principio ha sido negar la corrupción y obstaculizar su investigación, de lo que hay un símbolo indeleble: la destrucción de los discos duros. Lo triste es que tampoco podemos esperar nada de los votantes del Partido Popular. Más de cinco millones permanecen fieles a ese voto, no esperéis verlos salir en manifestación diciendo que se sienten engañados. En esa parte de la sociedad española no cabe ninguna esperanza.

Pero el asombro toma otra dimensión cuando recapacitamos y observamos que ese partido gobierna en minoría. ¿Quién lo mantiene en el poder y por qué lo mantiene en el poder? El principal apoyo y el único imprescindible es el de ‘Ciudadanos’, un partido que, paradójicamente, se presenta como abanderado contra la corrupción. Manchado, quizá no esté aunque sólo sea por falta de tiempo, pero este joven partido comparte la tesis expresada por Montoro: eso de la corrupción es una nimiedad moral, lo que importa es la estabilidad política. Y, por ahora, ‘Ciudadanos’ prioriza la estabilidad política, el gobierno del PP, frente a la corrupción. Nada que hacer por ahí tampoco, salvo algunos juegos florales. Las otras formaciones políticas, como las de identidad canaria o el PNV, vienen prefiriendo cualquier plato de lentejas a cambio del apoyo al gobierno. Y en eso siguen.

Queda la izquierda. ¿Por qué no derriba la izquierda al PP? Hay razones, las valoremos como las valoremos. Primero está el procès, un elemento que impide al PSOE ir de la mano de los nacionalistas catalanes a ninguna parte, no sólo porque esos nacionalistas venían pidiendo el voto condicionado al referéndum, sino porque, viendo lo que estamos viendo, no son de fiar. De la gente del procès no se puede esperar ninguna solidaridad, porque prima lo sagrado, la independencia, aunque sea desde Bruselas. Otro camino cerrado.

Cabría la posibilidad de terminar con Rajoy mediante una alianza del PSOE y ‘Podemos’, aunque habría que garantizar la abstención, al menos, de ‘Ciudadanos’ o el voto incondicionado de todo el resto del parlamento. Pero esa alianza es imposible también, no sólo porque ‘Podemos’ sigue insultando al PSOE siempre que tiene ocasión, fórmula poco eficaz para intentar hacer pactos, sino porque el PSOE no se fía de ‘Podemos’. Y no se fía con toda la razón de su parte, a causa de lo que me gusta llamar el efecto cal viva, aquel famoso discurso de Pablo Iglesias y aquella votación del 2 de marzo de 2016, de lo que ‘Podemos’ sigue sin hacer autocrítica, cuando no lo reivindica con todas sus fuerzas o desarrolla estrategias de idéntico sentido, como fue aquella moción de censura. Otro camino sin salida.

La sociedad española está paralizada ante la corrupción, aunque sienta una vergüenza insoportable, porque la situación política es paralizadora. Se necesitaría una catarsis general, catarsis de los partidos con purificación incluída de las personas que los dirigen. Y no parece que eso vaya a ocurrir, por lo que sólo nos queda el desaliento. Sin embargo, deberían hacérselo mirar, al menos los que sean capaces de anteponer una mínima ética a todo el peso de la inmundicia, para que la política no esté tan lejos de la sociedad.

Marcelino Flórez