Archivo de la etiqueta: Federalismo

El federalismo polémico

Las primeras comparecencias en la Comisión no permanente para la evaluación y modernización del Estado Autonómico han dejado una cosa clara: el desarrollo del Título VIII es insatisfactorio y necesita cambios. Esta obviedad ya no la puede negar ni el Partido Popular. El conflicto, por lo tanto, se sitúa aquí, en la determinación de los cambios que el Estado Autonómico precisa.

El cambio perfecto sería la renovación del pacto constitucional en dirección federal, es decir, un reparto de la soberanía entre las Comunidades Autónomas y el Estado. Este pacto tendría que incluir hoy día otros dos espacios, el municipal y el europeo. Es difícil, desde el pensamiento lógico, no aceptar una propuesta como ésta. El problema es que no hay consenso. Y no lo hay porque los nacionalismos, o sea, el pensamiento afectivo, se sitúa en los márgenes y niega todo lo que no sea la propia identidad. Así no puede haber pactos. Es el caso de Puigdemont y de Rajoy. El disenso, ciertamente, tiene otras causas, una de las principales el tactismo electoral, esto es, dar prioridad a las estrategias de partido frente a intereses más generales. Esto es una enfermedad infantil, por eso la padecen tanto ‘Podemos’ (que, increíblemente, no está participando en la citada Comisión parlamentaria), como ‘Ciudadanos’. Ambos partidos han dado ya muestras de la falta de experiencia y los errores les harán rectificar.

Tengo el convencimiento de que Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón estaría dispuesto a consensuar cambios relativos al Título VIII que abarcasen una enorme “federalidad”, como es un reparto más preciso de competencias, financiación más autónoma, libertad para denominarse nación o como cada cual quisiera, reforma radical del Senado. Sin embargo, lo que ha sobresalido en la prensa de la intervención de Miguel Herrero es que el federalismo es un concepto “polémico, indeterminado y costoso”, “un concepto de esos que Ortega decía que tienen picos y garras”.

Don Miguel dice eso, y no le falta razón, porque recuerda la historia de España y los cantones que terminaron con Pí i Margall, primero, y con la Primera República, después. También recuerda las insurrecciones comunales de algunos anarquistas en la Segunda República y todo eso le parecen garras. Además, no es difícil que identifique federalismo con república y eso le parecerá, como mínimo, un pico.

Pero federalismo significa pacto, acuerdo entre territorios, diferentes en cuanto a algunas características de sus poblaciones; diferentes en sus instituciones administrativas, unos tienen alcaldes, otros presidentes de gobiernos; diferentes en cuanto a su capacidad de acción, unos ejecutan servicios domésticos, otros hacen la guerra y la paz.

Los federales son aquellos capaces de pactar un reparto de soberanías sin exigir que al Estado le represente una república o una monarquía debidamente delimitada; o de pactar el apoyo máximo a una lengua minoritaria, más aún si corriese peligro de desaparecer, sin perder por ello el deseo de conseguir una lengua común para toda la humanidad.

Federalismo significa pacto, significa respeto a las identidades diferentes, significa primacía de la ley, pero significa, sobre todo, deseo de fraternidad, empatía con los más débiles y significa esfuerzo en busca de la equidad. Aquí no hay picos ni garras y sólo tiene que temerlo los aferrados al poder, los excluyentes, los acaparadores, en definitiva, los que desprecian el humanismo. Y si lo que molesta es la palabra federal, la dejamos a un lado y precedemos a recuperar para cada espacio la máxima soberanía que posibilita el Título VIII. Cuando haya más consenso, seguiremos avanzando.

Marcelino Flórez

Federalismo

El 12 de abril de 1978 compré un libro de Francisco Pi y Margall, “El reinado de Amadeo de Saboya y la República de 1873”, pensando en mis clases. Cuarenta años después lo releo para repasar la idea federal de aquel catalán entrañable y rememoro aquella federación desde abajo que soñaba Pi, pero si surgía desde arriba, como surgió, pues se acomodaba uno y trataba de asentar sus ideas: “El procedimiento -no hay por qué ocultarlo- era abiertamente contrario al anterior: el resultado podía ser el mismo”. Pero, ya lo sabéis, la cosa se fue de las manos, Pi y Margall duró unas semanas en el gobierno y la República unos meses.

La federación desde abajo fue también un sueño de un sector del anarquismo, el que soñaba un mundo humano, hermanado, colaborativo, respetuoso. Lo consideraban algo natural: “La federación, lo he dicho ya, es la unidad en la variedad, la ley de la naturaleza, la ley del mundo”, en palabras de nuestro republicano federal. En 1973 no pudo ser, en 1931, tampoco. El paso de 1978 se ha quedado muy corto. La hora de la federación podría estar cerca: “No desmayen, sin embargo, los que sienten en sus almas el amor a la federación y a la República. Los hombres mueren, las ideas quedan”.

¿Qué federación sería posible ahora? No parece que sea posible construirla desde abajo, sino desde las soberanías ya compartidas, que incluyen municipios, comunidades autónomas, Estado, Unión Europea y pactos y asociaciones internacionales.

Deslindadas las competencias supraestatales, donde se hallan la moneda o los ejércitos, es decir, el control de la política económica y de la guerra, ¿qué le queda al Estado, sea unitario o federal? Dirigir las relaciones internacionales, desde luego, y tareas de protección y solidaridad. ¿Han visto ustedes, por ejemplo, al ejército español hacer algo distinto de apagar fuegos o paliar inundaciones, salvo las acciones dentro de la OTAN y de la ONU? Recuerden la pantomima de la isla de Perejil y estará todo más claro. Recaudar impuestos tampoco es una tarea necesariamente. De hecho, el País Vasco ya los recauda por su cuenta. Si añadimos el control de carreteras, ferrocarriles y espacio aéreo, poco más quedaría para el Estado común, salvo lo que se desee voluntariamente coordinar para la solidaridad interterritorial.

A cada territorio federado habría que reservarle todo lo identitario. Y eso se concreta en lo que conocemos como educación y cultura. De hecho, ahí está buena parte del conflicto actual: tanto daño como la campaña contra el Estatuto, les hizo a los catalanes el olvidado ministro Wert con sus declaraciones centralizadoras. Esta es la reivindicación originaria de cualquier nacionalismo y no veo razón para que hoy no se pueda satisfacer. Otra cosa son los problemas que se le puedan generar a los nuevos estados-nación en este campo, donde seguirá habiendo identidades diferentes. Pero ese es asunto de nacionalistas, no de federalistas.

También se puede reservar a cada Estado federado la recaudación de impuestos y la elaboración de los presupuestos. Basta con que cumpla las normas de los responsables de la política económica, o sea, las normas europeas y con que aporte a la Federación lo que se haya acordado. Y, por supuesto, será de su competencia el orden público en su totalidad y la administración de la Justicia. Ni por asomo, soñaba Pi y Margall con unas competencias como éstas para su federación.

Con lo que sí soñaba él y con lo que sigo soñando yo es con el municipalismo. Es ahí donde se desarrolla la vida cotidiana de la ciudadanía y ahí es donde se necesita soberanía, que ahora está sustraída: para los edificios donde se educa al alumnado, los hospitales donde acuden los enfermos, los centros sociales de las personas dependientes, la atención social a parados, excluídos, transeúntes, ancianos, los campos de deportes donde se ejercita la juventud, los centros culturales que educan y entretienen a las personas jubiladas, las calles donde pasean unas y otras, las plazas donde se reúnen, las viviendas donde habitan, los mercados donde se abastecen. Queremos autonomía municipal y recursos para ejercerla. La soberanía tiene que ser de la gente, ya basta de administradores. Estado Federal, pues, pero como lo soñaron Pi y Margall y los ingenuos anarquistas, para los de abajo.

Marcelino Flórez