Diferencias y pluralidad

No parece, en principio, que vayan a existir importantes diferencias programáticas entre Podemos y Más País. Existirán acentos diferentes y alguna cosa menor, nada de importancia. Donde sí se aprecian diferencias desde el principio es en lo relativo a las formas, o sea, el método. Y no sólo es el talante, que va forma parte del carácter de las personas. Así, hemos visto la diferencia de talante entre Pablo Iglesias e Íñigo Errejón, lo vimos gráficamente en Las Cortes en 2016 y lo hemos vuelto a ver en los discursos estos días. Pero eso no es lo más importante, lo que atrae mi atención son otros aspectos del método, como los que relacionan la táctica con la estrategia.

Ya sabemos que Podemos tiene su mirada en el asalto a los cielos y a eso supedita todo lo demás. No se explicaría de otra manera la opción cerrada por un gobierno de coalición, negándose a hablar en absoluto de un programa de gobierno, aunque fuese de duración tasada, bien el solo acto de investidura, bien un año de duración a prueba o toda la legislatura con los mecanismos de control que fuese necesario establecer. Es la misma estrategia del sorpasso, que ya vimos en 2016 y que se ha repetido milimétricamente ahora.

Parece que Más País hace suya la estrategia que formulaban algunos grupos del 15-M con aquella consigna de “vamos despacio, porque vamos lejos”. Es la estrategia de la moderación, que en las redes se formula como acusaciones de estar vendidos al PSOE o de ser su maleta electoral, a lo que, en consecuencia, se califica como traición. Digo parece, porque, aunque las propuestas que vimos en la Comunidad de Madrid y la palabras que escuchamos ahora a algunos dirigentes van en esa dirección, no hemos podido comprobar aún la consistencia en la práctica de esa estrategia.

En situación paralela a la relación entre táctica y estrategia se halla la cuestión de la coalición y la confluencia. Está comprobado de forma repetida que Podemos, si no consigue la integración simple bajo sus siglas de otras opciones, exige la fórmula de la coalición para concretar la unidad de la izquierda y siempre una coalición en desigualdad, donde ha de destacar la identidad de Podemos. Esta fórmula acarrea circunstancias como las que pudimos observar en los meses de junio y julio, donde la coalición de Unidas Podemos se vio suplantada en la negociación de investidura por la formación dominante, hasta el punto de llegar a convocar una consulta exclusiva a sus propios inscritos sobre las posturas que debían defenderse. Ellos mismos fueron conscientes del error cometido y trataron de corregirlo en adelante.

Aún es pronto para saber si Más País buscará la convergencia de la pluralidad de la izquierda sin coaliciones, pues la urgencia de los pactos para las elecciones del 10-N no ayuda a conocer adecuadamente ese aspecto del proyecto. Las fórmulas utilizadas tanto con Compromís, como con la Chunta Aragonesista posibilitan caminos de confluencia, pero no lo aseguran. Para que podamos hablar de confluencia y no de coalición tienen que darse algunas condiciones: selección de las candidaturas mediante primarias abiertas en cada circunscripción electoral; construcción participada de los programas electorales, generando debates y compromisos a lo largo y ancho del territorio; garantías de participación para el seguimiento de la acción política y capacidad de control de toda la actividad. Nada de eso ha sido posible en el espacio de un mes y una consulta para refrendar candidaturas no es suficiente prueba.

Hay otro elemento metodológico relacionado con los anteriores, que es la opción por el federalismo o por el centralismo. Podemos ha establecido una estructura rígidamente centralista, cediendo en los aspectos federales sólo mediante el uso de la fórmula de la coalición, como ocurre en Cataluña o en Galicia; en el caso de Adelante Andalucía, el centralismo se ha puesto de manifiesto en toda su extensión. Lo mismo ocurre con la designación de las candidaturas, que se hace desde Madrid. Nada, pues, de federalismo.

Más País, en cambio, sí ha mostrado ya un rostro federal, quizá influido por EQUO, que lleva esa característica en su organización. De hecho, los pactos tanto en el País Valenciá, como en Aragón, dejan plena autonomía a los territorios para designar candidatos y perfilar las identidades territoriales. Es pronto, sin embargo, también en este caso para poder afirmar nada, por estar la organización sin construirse, de modo que sólo se puede hablar de indicios, por el momento. No obstante, algunas diferencias de método sí han comenzado a manifestarse.

Soy de la opinión, y así lo tengo escrito en este blog, de que Más Madrid era mucho más que Carmena, como Más País es mucho más que Errejón, sin que esta opinión reste nada al valor social de los liderazgos. Es pronto para saber cuánto movimiento social y político se halla detrás de Más País, pero es indudable que lo hay; y eso que no todas las organizaciones han podido elegir, por los condicionantes del tiempo escaso. En algunas organizaciones se ha pospuesto el debate, pero la reconstrucción de la izquierda plural inicia, sin duda, un nuevo camino con las elecciones del 10-N y esperemos que pueda disponer de cuatro años para debatir y construir sus estructuras. En la parte más extensa y más vaciada de España nos toca la tarea de observadores ahora mismo. Eso nos da también gran libertad de voto para los que andamos en el espacio de la pluralidad, pero seamos conscientes de que nuestro voto, además de imprescindible, no será neutro con vistas al futuro.

Marcelino Flórez

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s